LLAMA GEMELA O COMPLEMENTARIA

 

                                            

A diferencia de espíritus afines y almas gemelas con las que nos iremos encontrando en el transcurso de nuestro paso por la vida  y teniendo en cuenta que hay varios afines y varias gemelas para cada uno, en el caso de la llama gemela o complementaria solo existe una para cada uno de nosotros.

La llama gemela seria nuestra mitad, nuestro complemento o lo que se suele llamar tu media naranja.

El amor que une a estas llamas es inexplicable, infinito e incondicional. Cuando dos llamas gemelas se encuentran, esto no es algo casual, sino algo que viene dispuesto desde lo más alto. Muchas veces puede haber confusiones o dudas en saber si es  nuestra otra mitad, por eso es bueno pedir pruebas y señales a nuestros guías y maestros para poder ver claro y estar seguros de que no nos estamos equivocando.

El amor de las llamas gemelas, no es un amor del cuerpo físico, sino del alma. De ahí la famosa frase que dice:

“El verdadero amor no es cuestión de cuerpos ni no de almas”.

Ellas saben que han venido a este mundo para aprender, para evolucionar, y tienen una misión conjunta de amor con su otra mitad tanto en el plano físico, pero sobretodo y el más importante en el espiritual. En la medida en que el Ser  va evolucionando, cada vez es más consciente de que existe esa parte de el y que la necesita para que su misión pueda verse complementada.

Las llamas gemelas no podrán unirse en lo físico hasta que no estén del todo elevadas, y hayan alcanzado la pureza del espíritu, ya que tienen una misión conjunta amor de aprendizaje y de ayuda tanto para los demás como para ellos mismos.

No existe el conflicto entre llamas gemelas, ya que la una vive para la otra y saben muy bien de las necesidades mutuas que tienen. Se nutren de  amor, de ayudar a los demás y de ayudarse mutuamente. El amor incondicional lo sienten  y lo viven, pues saben que es necesario. Han trabajado duro para poder llegar hasta esa pureza que se hace indispensable para poder llegar a la unión física.

Se enamoran de su alma, y se abren la una a la otra con la finalidad de dejar ver toda esa fuente maravillosa de amor que irradia dentro de ellas. Se sienten protegidas la una con la otra, y lo comparten todo porque cuando están juntas sienten que  están  en casa.

Estamos en tiempos de grandes cambios y se están dando muchos encuentros y uniones de llamas gemelas, pero en los tiempos venideros aún se unirán muchas más. Pues así está escrito desde lo más alto.

Cuando el despertar de tu llama gemela se hace vivo, el corazón llora, porque encuentra a faltar a esa mitad que es parte de ti, y esa parte solo será llenada cuando el encuentro y la fusión se haya completado.

También hay que decir que habrán encarnado muchas vidas antes de poder unirse definitivamente.

Existen peticiones que se pueden hacer al universo, para llamar a tu llama gemela, y como bien se sabe todo lo que se pide des desde el corazón y con amor es escuchado y cuando llega nuestro momento nos es entregado.

Cuando dos llamas gemelas se encuentran lo saben, lo sienten en su interior, y saben que a partir de ahí se fusionarán para convertirse en una sola.